Limpiar silestone con bayeta

Cómo limpiar Silestone: claves y consejos del fabricante

Silestone es uno de los materiales más utilizados en cocina debido a sus extraordinarias características de dureza y facilidad de limpieza. La posibilidad de elegir multitud de color, formas y el hecho de ser un material no poroso hace que haya conquistado las cocinas y baños de muchas viviendas. Debido a ello, te queremos dar a conocer consejos importantes sobre cómo limpiar Silestone para alarga su vida por muchos años.

El Silestone está fabricado el 90% en un material conocido como cuarzo. Muy duro pero frágil a golpes si no recibe un tratamiento especializado. Consentino tiene la patente que garantiza la resistencia, facilidad de limpieza y brillo habitual de esta material. Aunque es un poco más costoso que otros materiales, su amortización está más que garantizada. Ten en cuenta que el fabricante garantiza hasta 25 años de funcionalidad sin perder sus propiedades.

Este materiales es uno de los más resistentes y dada su facilidad de limpieza, es habitual que se decida ponerlo en la encimera de nuestra cocina. Mantenerlo en perfecto estado es fácil si sabemos cómo limpiar Silestone, y para ello no necesitarás productos específicos que no puedas encontrar en cualquier supermercado de barrio.

La acumulación de grasa o ceras propio de algunos productos de limpieza hace que cada vez nuestro Silestone se vea con menos brillo y pierda lustrosidad. Sin embargo, no es algo que podamos recuperar con algunos tratamientos específicos y siguiendo los consejos para el cuidado de este material.

Limpiar silestone en la cocina

Consejos para limpiar Silestone de forma diaria

En general, limpiar el Silestone de nuestra encimera no nos llevará más tiempo que la limpieza de otros materiales. La manera más fácil es pasar un paño húmedo, como el de cualquier bayeta, por todas las superficies, de forma que eliminamos restos sólidos que hayan podido pegarse a este material. Fácil y sencillo.

Cualquier limpiador doméstico está autorizado para limpiar Silestone, siempre que tenga un pH equilibrado (no ser extremadamente ácido). El jabón para lavar los platos es un producto habitualmente empleado para la limpieza de la encimera.

Los productos que el fabricante no recomienda para limpiar nuestro Silestone son los siguientes:

  • Lejía
  • Desengrasantes para hornos
  • Productos químicos abrasivos
  • Estropajos de lana de acero

En general, aunque podamos utilizar estos productos químicos o materiales como el estropajo y no veamos desperfectos, a nivel de lupa se crean microporos que progresivamente van aumentando su tamaño al perder el esmalte original. Esto hace que, con el paso de los años, vaya perdiendo su brillo original, puedan aparecer pequeñas grietas y sea más frágil al calor o a pequeños golpes habituales.

Clases de manchas y cómo actuar para la limpieza de nuestro Silestone

Manchas de cal

Es bastante habitual que aparezcan manchas de cal, ya que muchas aguas de España contienen altos niveles de cal y depósitos de calcio. En general, cualquier producto antical no abrasivo (la mayoría no lo son) es suficiente para eliminar restos de cal. Con realizar una sencilla limpieza del Silestone cada 2 semanas es suficiente para asegurar el brillo durante muchos años.

Se recomienda pulverizar toda la superficie y dejar actuar durante unos minutos. Posteriormente, eliminar con una bayeta húmeda y secar la zona. 

De siempre se ha utilizado vinagre para eliminar la cal, pero está totalmente prohibido en materiales como el mármol. ¿Y en Silestone? Ningún problema, dado que la formulación al 90% de cuarzo y el tratamiento térmico patentado hace que se pueda utilizar este ácido para desincrustar la cal sin problema alguno.

Manchas por quemado de superficie

Si hemos dejado una olla hirviendo sobre la encimera de Silestone, aunque habitualmente es resistente al calor, como todo hay unos límites. Esta mancha es complicada de eliminar ya que ningún producto químico no abrasivo puede salvarte de ella.

Mucha gente suele buscar colores oscuros de encimera para evitar la apreciación de estas manchas, aunque nosotros personalmente preferimos los colores claros.

Manchas de óxido

Aunque lógicamente, Silestone no es un material que pueda oxidarse, si pueden impregnarse por óxidos procedentes de otros metales (tostadora, cubiertos, ollas, etc.). Para limpiar Silestone con este tipo de manchas, existen productos específicos para encimeras. Uno propio de Cosentino es Q-Action, el cual garantizará que no se utiliza elementos que puedan dañar este material.

Para ello, se pulveriza la superficie manchada, se deja unos minutos que actúe y después, al igual que el caso anterior, se limpia con una bayeta húmeda. 

Hacer que el Silestone brille

Una de las grandes obsesiones de aquellos/as que verdaderamente sienten pasión por su cocina es el brillo que inicialmente acostumbra a tener las encimeras recién puestas. Para conservar el mayor tiempo posible el brillo del Silesetone te damos algunos consejos de limpieza.

Uno de los mayores enemigos del brillo en este material es la grasa, y es algo que una cocina acostumbra tener especialmente cuando se cocina. Los depósitos de cera o grasa hacen que este material se vuelva opaco. Sin embargo, es pasajero siempre y cuando apliquemos el producto adecuado para limpiar Silestone.

Para ello, hay desengrasantes nada agresivos con el cuarzo que puedes utilizar. En general, debe evitar los productos desengrasantes altamente abrasivos, característico de aquellos que se utilizan para limpiar el horno o superficies con mucha grasa incrustada.

¿Depende la limpieza del silestone de su color?

Como actualmente hay un catálogo muy extenso de Silestone, importa saber si la elección del color condicionará la forma que tengamos que limpiar nuestra encimera. En este caso, no tendrás que preocuparte en exceso, dado que el material original sigue siendo el mismo, así como su resistencia y brillo.

Silestone es un material no poroso, por lo que evita la absorción de cualquier elemento, salvo que permanezca en él durante muchas horas.

El problema de los colores oscuros

¿Un Silestone oscuro va a estar más manchado que uno blanco?

En absoluto. Sin embargo, el problema de los colores oscuros es que las manchas se observan mucho más. Es como un coche de color blanco o color negro.

Por ello, el principal enemigo de este material son las manchas de cal, y si vivimos en una zona con aguas de grifo calizas, propias de la Comunidad Valenciana, Murcia y parte de Andalucía, entre otras, nos podemos obsesionar con estas manchas.

Por eso, la elección del color es importante si queremos tener una superficie continuamente pulcra. Los colores blancos y claros, aunque se limpian con la misma facilidad que los oscuros, aparentan más limpieza.

Limpiar Silestone blanco

Sacar brillo perfecto al limpiar Silestone es más fácil y agradecido, ya que la apreciación de la cal es mucho menos significativa que los colores oscuros.

Sin embargo, el handicap que tienen este color es que, con los años, puede adqurir tonalidades amarillas, y las marcas de quemaduras y manchas de óxido son más visibles.

Para conseguir el mejor brillo a nuestro Silestone blanco, el amoniaco o el vinagre diluido con agua puede ser tu aliado.

¿Es lo mismo Silestone que mármol?

Para nada. Aunque proviene de rocas calizas, Silestone está fabricado al 94% en cuarzo, un material mucho más resistente y menos poroso que el mármol. Buscando la encimera ideal en nuestra cocina, la apuesta por materiales poco porosos es la elección ganadora.

Materiales como el mármol, la pizarra o incluso la madera son muy elegantes y también es una opción inteligente, pero si te gusta untarte las manos al cocinar y la utilizas de forma diaria, vale la pena pensar en opciones más resistentes y fáciles de limpiar, como Silestone.

Consejos de mantenimiento

Por último, te dejamos algunos consejos finales de mantenimiento para limpiar Silestone.

  • Corta alimentos en tablas de madera y deja ollas, cazuelas y sartenes encima de la placa. Nunca la apoyes directamente sobre la encimera.
  • Evitar limpiar Silestone con materiales abrasivos: disolventes, lejía, amoniaco puro, sosa caústica o químicos ácidos y alcalinos extremos.
  • Evitar productos químicos que contengan ceras o abrillantadores. No perjudican al material a corto plazo pero si hacen que pierda el brillo a la larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.