Limpiar radiadores

En verano, limpiar nuestros radiadores es la última cosa que se nos pasa por la cabeza, pero poco a poco y con la llegada del frío, es una tarea casi obligatoria por realizar.  Una vez conectemos el radiador, el polvo acumulado se calentará y nuestra casa se impregnará de un olor molesto.

Para evitar este tipo de situaciones, solo hace falta dedicar unos minutos a limpiar los radiadores de nuestra casa con productos de limpieza y paños que todos tenemos en casa. De esta forma, los mantendremos siempre a punto, reduciremos la presencia de moho y evitaremos dañar componentes electrónicos (en el caso de aparatos eléctricos).

La importancia de limpiar tu radiador

Además de largar la vida útil de nuestro aparato, mantener nuestro radiador limpio de polvo o cualquier suciedad acumulada nos permitirá reducir costes a la hora de calentar la casa.

De hecho, el polvo es un excelente aislante, por lo que nuestro radiador trabajará de forma mucho menos eficiente que un aparato limpio. Nada más con eso, además de por cuestiones de salubridad, conviene dedicar unos pocos minutos para poner a punto nuestro aparato.

Para ello, limpiar el interior es suficiente con realizarlo 1 o 2 veces por año, coincidente justo antes de su puesta en marcha, antes del invierno, y otra limpieza durante su funcionamiento.

Limpiar polvo radiadores

¿Por qué mi radiador tiene tanto polvo?

Una de las cosas que todos nos preguntamos es cómo se acumula tanto polvo en nuestro radiador. Al igual que nuestro ordenador, los flujos de aire caliente y frío hacen que se acumule rápidamente suciedad en las partes interiores de los aparatos, muy difíciles de acceder.

Cuando nuestro radiador está en funcionamiento, la tendencia es elevar el aire caliente, de forma que el aire frío cubre el espacio situado en la parte inferior o cercana al suelo, arrastrando todo el polvo que se encuentre en suspensión.

Cuando dicho aire penetra en el radiador y se reinicia el proceso, la mayor parte del polvo, cabello o partículas diminutas se acumula en el interior. Realmente actúa como un aspirador.

Con el paso de los años, y si nunca nos hemos dedicado a limpiar radiadores, es probable que se acumule una buena capa de polvo que reduce la eficiencia del aparato, puede crear problemas respiratorios y generar un ambiente sucio con malos olores.

¿Quién se mete a limpiar el interior de un radiador?

A partir de ahora y sabiendo esto, es necesario.

¿Qué necesitamos para limpiar radiadores?

No necesitamos aparatos extraños, jabones caros o esponjas de materiales complicados. De hecho, todo lo que necesitamos son utensilios que utilizamos día a día en la limpieza de la casa.

  • Aspiradora
  • Plumero
  • Jabón y agua
  • Bayetas y paños

Aspiradora para limpiar el interior del radiador

Llegar al interior del radiador sin desarmarlo es una tarea complicada. De ahí que año tras año se vaya acumulando hasta que estamos obligados (por necesidad) a realizar la limpieza

La parte más difícil para limpiar radiadores es, sin duda, el interior. Generalmente hay poco espacio (o casi ninguno) y es complicado acceder a él. Por ello, podemos eliminar la mayor parte del polvo con una aspiradora potente.

Incluso colocando el aspirador entre las rejillas, sin introducirla en su interior, podrá arrastrar polvo y hacer el trabajo más complicado. Posteriormente, eliminar el resto del polvo lo haremos con otras técnicas que te comentaremos a continuación.

Con accesorios adecuados, podremos acceder al interior de la rejilla, aunque dependerá del modelo de radiador que tengamos.

Usar un secador de pelo

Si no podemos acceder con la aspiradora, podemos intentar desplazar el polvo del radiador utilizando un secador de pelo.

Con aire frío, a máxima potencia, moveremos una cantidad importante del polvo, incluso es probable que se quede bastante limpio y no tengamos que recurrir a limpiar el interior con un palo o un plumero.

A continuación de mover el polvo del interior, podemos volver a aspirar para quitarlo de forma completa.

Limpieza del interior

Limpiar radiador en casa

En tiendas especializadas y en internet, podemos encontrar artilugios para limpiar el interior, aunque si no los tenemos o no queremos invertir, nos servirá un palo de madera o plástico y una bayeta ligeramente humedecida.

Procuraremos atar bien la bayeta al palo para evitar que se nos quede dentro, aunque siempre podremos moverlo hacia la base o bien desmontarlo con los tornillos para poder recuperarlo.

Pasaremos bien la bayeta por las rejillas para que el polvo se elimine por completo del radiador.

AIEVE Cepillo del radiador, mango largo y cepillo del radiador flexible para limpiar el radiador, negro
  • Dimensiones: aprox. 70 cm / 27.5 pulgadas de largo, extra largo
  • Cómodo mango de madera con cerdas de nylon, duradero y fácil de usar.
  • Gran herramienta para limpiar radiadores y canalones exteriores, también se puede utilizar para barrer chimeneas, desagües
  • Ideal para limpiar el polvo debajo de muebles, electrodomésticos, polvo, paso de aire, serpentines del condensador del refrigerador y congelador, ventilación de escape
  • 100% de garantía de satisfacción de la calidad del producto, 180 días de garantía gratuita y un servicio al cliente amigable

Limpiar con agua y jabón

El exterior es muy fácil de limpiar, y para ello necesitaremos utilizar una bayeta y jabón. Humedeceremos la bayeta ligeramente, evitando que pueda gotear. Para ello, frotaremos todas las partes externas del radiador y la base.

Finalmente, secaremos bien con un trapo de algodón o fibra seco para evitar que pueda oxidarse las partes metálicas.

Consejos adicionales para limpiar radiadores

  • Si el radiador es eléctrico, desconectaremos de la corriente antes de limpiar, especialmente si utilizamos bayetas húmedas.
  • La primera limpieza la realizaremos antes de la llegada de invierno, con buena luz.
  • Si los espacios de las rejillas son muy pequeñas y no se puede limpiar, podemos utilizar aire comprimido, usado habitualmente para limpiar ordenadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.