Cómo limpiar latón

El latón es un material bastante utilizado a día de hoy para el diseño de muchos objetos, fruto de la combinación entre el cobre y el zinc. Sin embargo, por sus características especiales de fabricación, hay que conocer una serie de consejos previos antes de limpiar latón y sus aleaciones.

El latón es un metal resistente que a veces se confunde con otros materiales. Una forma sencilla de confirmar que un objeto está fabricado de este material es pasarle un imán. Si se pega es que esté formado por chapado de latón. Este material es algo más sensible que el latón lacado, el cual puedes utilizar varios productos para su limpieza debido a que es más resistente.

Para limpiar latón lacado, simplemente debes utilizar algún jabón líquido o detergente poco agresivo y un trapo. Diluyes con agua y limpias frotando suavemente hasta que elimines la suciedad. De esta forma evitarás dañar la superficie o marcarla.

Cuando hablamos de limpiar latón lacado, es decir, cuando está protegido por una cubierta protectora, podemos ampliar el registro de productos a utilizar y conseguir mejores acabados a la hora de limpiarlo.

El problema del latón

La aleación de zinc y cobre del latón tiene un handicap importante, y es que su superficie se oxida con el tiempo y se vuelve más negra o incluso con tonalidades verdosas. Es habitual encontrar este material en aparatos de música, fuentes, ventanas, pomos, objetos de decoración y antiguas vasijas de cocina.

Cada vez se utiliza menos pero forma parte del a historia de la humanidad y hoy en día aun hay miles de objetos de decoración fabricados en este material. Vamos a pasar directamente a dar los consejos para limpiarlo.

La capa verdosa que se forma por contacto con la humedad y el oxígeno, en un proceso continuo de oxidación. Mucho cuidado al limpiarlo porque puede ser tóxica por inhalación.

Algunos productos que puedes utilizar para limpiar latón

La mayoría de productos para limpiar latón son muy fácil acceder y los podemos tener en casa. Muchos son remedios caseros que han ido perdurando con el tiempo y tienen una gran eficacia. En general, los productos ácidos funcionan muy bien para eliminar el óxido. Hablamos de limón y vinagre, por ejemplo.

Trucos para limpiar latón

Limpiar latón con detergente o jabón de platos

Uno de los productos de limpieza más habituales, el jabón, también se puede utilizar para la limpieza del latón. Preparamos una mezcla con un poco de jabón mezclado en agua y frotamos suavemente toda la superficie del latón. Con ello eliminamos la acumulación de polvo y suciedad que haya podido adherirse con el paso del tiempo.

Si hay zonas complicadas de acceder, puedes recurrir a un cepillo de dientes de púas suaves. Las duras podrían arañar la superficie.

Mezcla de vinagre y amoniaco

El latón envecido, con tonalidades verdosas y oscuras se puede limpiar utilizando agentes ácidos como el vinagre, al que se le añade una parte de amoniaco que hace mejorar la penetración del vinagre.

Si el objeto es pequeño, preparamos en un cubo o recipiente de plástico la mezcla, 1/5 partes de vinagre y un chorro de amoniaco, sumergiendo el objeto por completo en la mezcla y dejándolo actuar durante 1 hora.

Posteriormente, es probable que debas actuar directamente con un trapo o cepillo sobre las incrustaciones para realizar el acabado perfecto en la limpieza del latón.

Limpiar latón con zumo de limón

El zumo de limón es un ácido débil que elimina las incrustaciones de óxido. En general, para limpiar latón puedes utilizar cualquier ácido débil (como el vinagre del caso anterior). Aplica unas gotas de limón sobre la superficie a limpiar y frota con un cepillo de dientes o trapo hasta que consigas pulir el material y eliminar restos de óxido.

Esta misma operación la puedes hacer con vinagre diluido. En los supermercados también encontrarás concentrado de ácido cítrico que actúa de la misma forma que el limón.

Limpieza con bicarbonato

El bicarbonato también es un agente interesante para limpiar latón y muchas otras superficies y materiales. Puedes preparar una mezcla con agua tibia y un poco de bicarbonato de sodio. Para eliminar las incrustaciones, utiliza un cepillo, y si el objeto es pequeño o tiene muchos surcos, un cepillo de dientes de cerdas suaves.

Sigue el mismo procedimiento que para los casos anteriores y aclara con agua después del pulido del latón.

Uso de lejía para eliminar las partes verdosas

La lejía es un agente alcalino usado habitualmente para la limpieza de todo tipo de materiales, incluido metales. Este producto es especialmente interesante para eliminar las incrustaciones verdes de óxido que se hayan formado con el paso del tiempo.

Para preparar nuestra mezcla, añadimos a partes iguales agua + lejía e introducimos el objeto a pulir. A continuación, hervimos la mezcla durante 5 minutos, de manera que las incrustaciones se ablandan y serán más fácil de eliminar con un cepillo. Si no hervimos, no pasa nada, pero nos costará más tiempo frotar.

Con un trapo de algodón o un cepillo suave limpiamos las partes verdes que se separarán del latón fácilmente.

Creando una película protectora con aceite de linaza

El aceite de linaza también es un aliado para limpiar latón y eliminar restos de óxido que se hayan adherido tras muchos años de exposición al ambiente. Este producto es bastante fácil de encontrar en droguerías.

La aplicación más aconsejable del aceite de linaza es mediante un trapo de microfibra o algodón, frotando por las zonas más castigadas por óxido. Lo interesante del aceite de linaza es que crea una película protectora para reducir la futura oxidación. Por ello, recomendamos aplicar aceite de linaza posterior a la limpieza con vinagre, limón o bicarbonato, por ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.