Limpiar los filtros del aire acondicionado es una labor que habría que hacer más a menudo de lo que se hace en realidad. Evitamos muchísimos problemas de alergias, enfermedades respiratorias y ganamos en salud, eficiencia del aparato y consumo eléctrico. Pero antes de ver cómo y con qué limpiamos los filtros, necesitamos saber el origen de todos los problemas que nos podemos encontrar. Vamos a ello.

Pongamos todo esto en contexto

En la historia de la humanidad hemos descubierto antes cómo calentarnos con fuego que cómo enfriarnos. El hecho de descubrir los procesos adiabáticos de ciertos gases y su ciclo ha permitido extraer calorías de los materiales invirtiendo el curso natural de la transmisión de calor. A eso lo llamamos aire acondicionado.

Realmente una chimenea desde un punto de vista estricto del lenguaje también es acondicionar el aire, de frío a caliente, pero por caprichos del lenguaje lo hemos asociado al frío.

Y con el aire acondicionado llegan ciertos problemas que no ocurren con la calefacción. Como nos pasemos de intensidad, empezamos a tener sensación de frío y empezamos con problemas de garganta, estornudos, cefaleas y hasta podemos pillar un resfriado o enfermedades más graves como meningitis. Se han dado casos. ¿Se debe esto solo al exceso de frío?

Como se ha demostrado recientemente, no es el frío exactamente el que nos produce catarros las enfermedades respiratorias. El frío puede tener un componente que no ayuda a las defensas, nos debilita y los virus, pueden acceder sin tanta barrera a nuestro sistema.

¿Y de dónde salen todas estas infecciones?

Virus y bacterias

En los sistemas de ventilación (sobre todo en grandes instalaciones de edificios) pueden vivir auténticas comunidades de microorganismos que los aires acondicionados pueden esparcir sin mesura por toda la casa. Los síntomas como estornudos, escalofríos, fiebre, cefaleas, mareos, trastornos digestivos, ojos irritados… pueden ser causadas por estos pequeños seres y otras partículas tanto biológicas (como el polen) o no.

Alérgenos

Por otro lado están los alérgenos. Entran por todos lados, ventanas, puertas, lo llevamos en la ropa, en los zapatos… Son partículas grandes que asientan de forma natural pero el aire acondicionado “revoluciona” las corrientes naturales de aire de una estancia volviendo a poner en suspensión muchas partículas que en una situación normal estarían depositadas en el suelo.

Organismos superiores (ácaros)

Los ácaros son otro gran amigo de los interiores. También pueden reproducirse con facilidad en los sistemas de aire acondicionado. Se reproducen en condiciones de humedad y como sabemos, en los procesos frigoríficos, se produce condensación, por tanto hay zonas del aparato con alta humedad y calor, lugar perfecto para estos pequeños añadido al polvo y suciedad que se va acumulando.

Hongos

El reino fungi, otro gran grupo de organismos que nos pueden traer problemas, por la misma razón. La humedad. Allí donde hay humedad y temperaturas adecuadas, tendremos esporas listas para empezar su ciclo vital.

Partículas de pequeño tamaño y COV

La contaminación. Estamos rodeados de químicos, normalmente asociados al exteriore, pero no nos equivoquemos. Aunque el aire interior esté algo más controlado al final nos llega de fuera y los aparatos de aire acondicionado también lo toman de fuera. Pequeñas partículas PM2,5, PM10 (inferiores a 2,5 y 10 micras resepectivamente) e incluso algunos compuestos volátiles orgánicos (COV) son perjudiciales para el sistema respiratorio y también pueden acabar dentro de nuestros hogares.

De todas formas, no nos vamos a poner paranoicos con todos esto pero es necesario saber, que el mantenimiento correcto que incluye limpiar los filtros del aire acondicionado es esencial para mitigar la entrada de partículas y la reproducción de microorganismos que puedan atacarnos.

Un filtro de aire acondicionado sucio, lleno de polvo pierde eficacia de enfriado, y la poca que queda la hace mal porque nos lleva aire de mala calidad a la estancia.

¿Cada cuánto tiempo tengo que limpiar los filtros del aire acondicionado?

Sería conveniente limpiar o cambiar los filtros antes de su primer uso cuando apriete el calor y posteriormente, si el uso durante los meses de calor es muy intensivo, hasta una vez al mes.

limpiar los filtros del aire acondicionado

Todo en 4 pasos

Con estos pasos podremos desmontar y limpiar los filtros del aire acondicionado de manera sencilla para mantener nuestro equipo en perfecto funcionamiento. Antes de nada, consulta el manual del fabricante para saber qué tipo de filtros tiene tu equipo y si necesitan de algún mantenimiento especial.

  1. Quitar el filtro

Lo primero de todo desconectamos y quitar cualquier cubierta o tapa que tenga para acceder a los filtros. Dependiendo de modelos tendrán clips de plástico y habrá que tirar con cuidado para no romperlos, y en otros tendrá algo de tornillería que habrá que quitar para poder acceder a ello. Retira el filtro con cuidado. Aquí tenemos dos opciones: que sea desechable y entonces pondremos uno nuevo, o que sea lavable.

Nunca reutilices o intentes lavar un filtro desechable. Puede ser contraproducente para tu salud.
  1. El aspirador, nuestro primer gran aliado

Con mucho cuidado y sin apretar, vamos pasando el aspirador con el aplicador de boquilla para superficies pequeñas. Algunos filtros es fácil rajarlos o desgarrarlos así que hazlo con sumo cuidado y si tienes un aspirador muy potente, no uses esa máxima potencia en principio. Este primer aspirado sirve para quitar lo más gordo. Ahora vamos con la limpieza fina.

  1. El agua, nuestro siguiente agente.

En la bañera o en un balde, poner agua y algo de detergente. Sumergimos el filtro y lo dejamos actuar durante unos 15 minutos. Durante este tiempo, mueve suavemente el filtro debajo del agua para que las corrientes arrastren el mayor número de partículas posible. No utilices elementos que puedan dañar el filtro como cepillos.

Posteriormente aclararemos el filtro con la ducha o una manguera sin demasiada presión. Rociamos con abundante agua por un lado del filtro hasta que salga limpia y luego por el otro, hasta que no queda rastro de suciedad ni de jabón.

No utilices aguas con mucha cal ya que al secar, el filtro quedará obstruido y perderá eficacia. Deberás tener un descalcificador de agua antes de lavar el filtro o utilizar agua destilada.
  1. El vinagre, para terminar de limpiar, aclarado y secado final

Como en muchos de nuestros consejos de limpieza, el vinagre acaba siendo un gran protagonista. Utiliza vinagre concentrado de lmpieza diluido en agua a partes iguales y mételo en un pulverizador. Rocía ambos lados del filtro y déjalo actuar durante unos 5-10 minugos. Aclara con abundante agua (con la ducha como antes si quieres) por los dos lados y déjalo secar. El proceso de secado debe ser total. Déja el filtro vertical para que la gravedad ayude a escurrir todo el agua. Déjalo varias horas o toda la noche. Cuando esté seco del todo vuélvelo a montar, pon la cubierta, enciende y a disfrutar.

limpiar filtros aire acondicionado

Conclusión final de limpiar los filtros del aire acondicionado

Al limpiar el filtro del aire acondicionado correctamente y sobre todo, con cierta periodicidad, conseguiremos varias cosas. Respirar aire puro

Eliminar suciedad siempre es eliminar riesgos

Eliminando el polvo y la suciedad de los filtros del aire acondicionado, a parte de eliminar los componentes alérgenos, también estamos evitando dispersión de suciedad en la estancia y por tanto menor frecuencia de limpieza en general. Dependiendo de la zona en la que vivas, los veranos calurosos y húmedos son un medio perfecto para muchos microorganismos. Por tanto, mantener a raya la suciedad en general, ayudará a evitar la proliferación de estos en las superficies.

Bloquear alérgenos

Sabemos que ácaros y polen pueden entrar por ventanas y puertas, pero si al menos evitamos una vía de entrada por un filtro del aire acondicionado en mal estado, conseguiremos al menos, eliminar un foco de dispersión de estos elementos que atentan contra la salud de aquellos más sensibles a estos agentes.

Eficiencia y calidad del aire acondicionado

Un filtro obstruido es causa de un aparato de aire acondicionado no eficiente y la consecuencia directa es un consumo eléctrico mayor para darte un aire de muy baja calidad. ¡Además ten en cuenta que estos aparatos gastan bastante electricid

¡Cualquier ahorro será bienvenido!

Otros artículos de limpieza de aparatos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.