Cómo limpiar el cristal de la chimenea

Limpiar el cristal de la chimenea es una operación muy necesaria y se debe hacer con frecuencia por dos motivos. Para que el calor se irradie mejor a la habitación y la otra es la que más nos gusta. ¡para poder ver el fuego! Siempre es algo hipnótico y da muy buen ambiente a la habitación. Lo cierto es que su limpieza es más sencilla de lo que parece. ¡Te contamos cómo!

Aunque tener una chimenea está muy bien y viste mucho una casa, las tareas de mantenimiento suelen ser un poco olvidadas, y la acumulación de hollín pueden llegar a ser un problema estético pero sobre todo un problema de eficiencia y hasta peligroso. La transmisividad de calor, del interior al exterior de la chimenea disminuye con el tiempo y la acumulación de hollín puede ahogar la salida de humos e incluso incendiarse. Hoy te vamos contar varios métodos para limpiar el cristal de la chimenea ya que es una de las acciones a realizar con más frecuencia y hay varias formas de hacerlo según el nivel de suciedad y lo incrustado que esté el hollín.

¿Por qué se ensucia el cristal?

Aunque los cristales suelen llevar tratamientos, al final el hollín se acaba adhiriendo sin remedio y cada vez con más frecuencia. El tipo de madera influye. Las maderas blandas tienden a genera más hollín, más ceniza y su eficiencia energética es menos por lo que hay que añadir más para el mismo calor.

Otro factor importante es que la leña esté bien seca y sea de calidad, ni troncos muy grandes ni palitos demasiado pequeños. Unos 8cm de diámetro mínimo (de maderas duras como encina, roble…) son troncos con un buen tamaño. La leña húmeda genera más incrustaciones y de más difícil limpieza.

Por tanto, cuanto mejor sea la leña, más seca y curada, y tenga buen tamaño menos hollín generará. Aun así, aunque tengamos la mejor leña del mundo se manchará y tendremos que limpiarla frecuentemente si queremos ver el fuego con nitidez 4k.

Limpiar restos de fuego con más fuego

Aunque parezca una locura y una incongruencia tiene su ciencia. Cuando hacemos un fuego para calentar un hogar, lo normal es avivarlo al principio hasta que “tira” una vez ya hay un calor nominal y homogéneo en la chimenea se procede a bajar los tiros o entradas de aire para “ahogar” un poco la combustión, que esta sea más lenta y por ende, más eficiente. Si dejamos los tiros abiertos al final calentamos a los pájaros.

Esta combustión lenta es la que va adhiriendo poco a poco todo el hollín o creosota al cristal haciéndolo negruzco y casi sin visibilidad después de unos cuantos días.

Un remedio que sirve como preámbulo a una limpieza posterior más profunda es:

  • Encender un fuego y avivarlo lo más posible, que genere mucha llama y el flujo de aire sea elevado, es decir, con los tiros abiertos.
  • Luego deberás dejarlo enfriar primero, para no quemarte y segundo porque si mojas el cristal con agua fría estando este caliente, el coche térmico puede rajarlo. Déjalo enfriar tranquilamente y luego ya pasaremos a limpiar el cristal de la chimenea con los siguientes métodos que te contamos..
  • Digamos que este primer método sirve para “aflojar” un poco la suciedad y que luego sea más sencillo quitarla. La única pega es que consumimos más leña.
limpiar cristal de chimenea con fuego vivo
Un fuego vivo, con mucha llama, ayudará a aflojar el hollín del cristal

Si apenas está manchada y solo se ve como traslúcido

Limpiar el cristal de la chimenea cuando está ligeramente sucio, ya que se ha limpiado días atrás resulta muy fácil. Usando un trapo viejo, papel de cocina o incluso un periódico ligeramente humedecidos podemos eliminar ese poco residuo. Frotar y escurrir en un balde con agua será más que suficiente.

Moraleja: Las limpiezas periódicas son más eficaces que una limpieza a fondo cada más tiempo.

¿Cuándo acudir a productos específicos de limpieza?

En el caso de que haya mucho hollín y sobre todo muy incrustado por el tiempo o porque la chimenea no se ha usado en muchos meses y no se limpió en su día, es posible que necesitemos algo más fuerte.

Las fórmulas de algunos estos productos están basadas en amoniaco, un producto de limpieza muy común y utilizado pero puede dejar rayas en el cristal y no son muy recomendables. Si compras un productos de estos mira que no esté compuesto de NH3. Los más eficientes y menos agresivos con el cristal están compuestos de sosa cáustica (NaOH) diluida y un cierto porcentaje de tensioactivos, EDTA y otros químicos.

  • Rocía el cristal con el producto
  • Déjalo actuar unos minutos
  • Pasa un paño húmedo para quitar los restos.

Sí es cierto que algunos productos de este tipo llevan como aditivos unas siliconas que crean una pátina en el cristal y consiguen que el hollín se adhiera con más dificultad.

Nunca recurras a cuchillas de vitrocerámica, navajas o similares

Pueden entrarte tentaciones de usar una cuchilla de limpiar vitrocerámicas para raspar el vídrio y quitar la creosota del cristal pero no es una buena idea. Aunque es cierto que el cristal de las chimeneas es muy duro, no lo es como para soportar un pequeño desvío de la cuchilla, quedará rallado sin remedio.

Los cristales de chimenea están tratados térmicamente pero no lo están tanto para las ralladuras.

¿Qué hago si se ralla el crista?

Esto con el tiempo acabará pasando y hay otro remedio para mitigar esos micro rayones. Para esto usaremos vinagre de limpieza concentrado del que podemos encontrar en los lineales de limpieza del supermercado.

Lo mezclaremos a razón de 1/4 de vinagre y 3/4 de agua. Lo rociamos con un spray y pasamos un trapo. Con esto no vamos a eliminarlos pero conseguiremos que se vean menos.

El mejor método, más eficaz y más barato para limpiar el cristal de la chimenea

Aunque hay productos, sprays, deshollinadores químicos y todo tipo de remedios, hay uno infalible que no hay ni que comprar porque lo tenemos en nuestra propia chimenea. Sí, así es y es la ceniza.

Las cenizas blancas que quedan después de la combustión tienen un pH muy muy básico (es decir muy alto, más de 7) por una gran cantidad de iones de carbonato cálcico (CaCO3).  Este componente es la caliza y se encuentra tanto en piedras como en cáscaras y caparazones de muchos seres vivos. Este pH y el hecho de que actúen como abrasivo hace que sean el limpiador más efectivo y gratis.

Sólo vas a necesitar:

  • Un balde con agua
  • Periódico
  • Ceniza de la propia chimenea.
  • Papel de cocina o un trapo viejo

Para hacer nuestro producto casero de limpieza con cenizas

  • Vertemos en un bote cenizas, y vamos añadiendo agua hasta que vaya quedando una pasta con cierta consistencia. Rectificar agua o más ceniza hasta encontrar el punto óptimo. No tiene más.
  • Cuando vayas a limpiar la chimenea, con un trapo viejo, o incluso periódicos o papel de cocina, frota con la pasta de ceniza en el cristal y verás como se elimina mucho más fácilmente de lo que parece.
  • Utiliza un papel de cocina seco para quitar los restos de la pasta de ceniza y luego pasa otro trapo limpio y humedecido para no dejar rastros.

Incluso si no te apetece hacer pasta, puedes mojar un periódico, untarlo en ceniza en la propia chimenea y aplicar directamente en el cristal. Verás como el resultado es fabuloso. Yo esto último lo hago muy a menudo y no hay pegas.

El resultado es espectacular, y creemos sinceramente que no vas a volver a comprar otro spray de químicos nunca más cuando pruebes esto último. Sin duda el mejor método para limpiar el cristal de la chimenea.

Otras limpiezas habituales en el hogar

LIMPIAR EL PLATO DE DUCHA
LIMPIAR TARIMA FLOTANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.