Aunque en la moqueta no es algo que se estile mucho en España, es un elemento muy acogedor en casas frías para inviernos duros. Pero tiene una pega, se ensucia, coge polvo, ácaros, bacterias… y para limpiar moqueta es necesario muchas veces electrodomésticos como la vaporeta. Pero no siempre tienes que usarla. En este post te damos trucos para limpiar moqueta con y sin vaporeta.

La moqueta como opción de suelo en una casa

Si has tenido la oportunidad de vivir en Inglaterra habrás podido comprobar que culturalmente las casas tiene moqueta por todos lados. Lo cierto es que en países fríos, es una opción muy a tener en cuenta para no tener suelos fríos.

En España no es algo que se estile, tenemos un clima mucho más benévolo por lo general, menos húmedo y frío y no es algo que haya arraigado en la cultura del hogar.

Sin embargao, hay situaciones o habitaciones con niños en las que pueda tener sentido tener moqueta o una casa de campo en la montaña, y aunque no sea toda la casa, sí es cierto que podemos forrar el suelo  de una habitación y hacerlo más cálido.

Pero hay una pega. Tiende a acumular mucho polvo y suciedad. Al final es como tener una alfombra que ocupa toda la superficie. Para limpiar moqueta correctamente hay que hacerlo con cierta frecuencia. Aquí te contamos 3 formas según intensidad para limpiarla.

La vaporeta es el método más efectivo

Sin duda es el mejor método para limpiar una moqueta o alfombra. No utiliza ningún producto, únicamente vapor que con las altas temperaturas tiene una doble función.

Limpia y esteriliza. Se puede llegar a reducir la carga en ácaros en un 90% con la vaporeta además de eliminar una cantidad importante de bacterias. Si tienes mascotas no deberás temer por las pulgas. La vaporeta también las elimina. Sí es cierto que la humedad puede hacer eclosionar los huevos que hayan sobrevivido pero aun así es un sistema muy eficaz contra estos incómodos visitantes de tu mascota.

Polti Vaporetto Smart 40 Mop-Generador de Vapor con Cepillo mopa Integrado, 1800 W, 1.6 litros, 1.6, plástico, Acero Inoxidable, Azul
  • El vapor de Polti Vaporetto mata y elimina el 99.99% * de virus, gérmenes y bacterias
  • Caldera de alta presión, hasta 3,5 bar
  • Perfecto para las limpiezas en profundidad y/o diarias, su cepillo más grande y flexible limpia rápidamente y su forma triangular permite alcanzar cualquier ángulo
  • Múltiples accesorios para la limpieza de toda la casa

La conclusión de todo esto es que no tiene rival. Antes de ver cómo limpiar moqueta con vaporeta debemos tener en cuenta:

  • Si vivimos en zonas con agua de gran dureza (caliza) será conveniente utilizar agua destilada de plancha o agua mineral.
  • Asegúrate de que tu vaporeta tiene algún accesorio plano para alfombras.
  • No utilices ni mezcles productos de limpieza en tu vaporeta. Puedes estropearla.
  • Revisa que el material de tu moqueta sea apto para limpiar con vapor. En general no habrá problema con el material pero sí con algunos tintes. Prueba primero en algún lugar escondido.
  • Si las fibras de tu alfombra son artificiales ten cuidado porque muchas veces son derivados plásticos y excesivas temperaturas pueden deformar la estructura de la fibra y cambiar su tacto.

Una vez revisados todos estos puntos pongámonos manos a la obra:

  • Lo primero antes de tocar limpiar moqueta con la vaporeta es aspirar a conciencia todo. No puedes saltarte este paso. La limpieza será más eficiente si antes has recogido polvo, suciedad, migas, pelos y polvo de la alfombra. De lo contrario todo eso quedará pegado con el vapor.
  • Llena el depósito de tu vaporeta enciende y empezamos.
  • Ve a la zona más alejada de la puerta. Como cuando friegas el suelo de la cocina. No es conveniente pisar lo ya pasado ¿no? Pues aquí ídem.
  • Limpia en recto, con pasada lenta y uniforme. Como cuando las cosechadoras van peinando un campo de cereal. Esto es exactamente lo mismo. No vayas muy rápido, dejando que el vapor penetre en la fibra.
  • Una vez acabes, abre ventanas y puertas para que el agua evapore lo antes posible. Es mejor hacer esto en los meses de verano. Las temperaturas son más altas, da el sol y el secado será mucho más rápido.
  • Sobre todo, no pises la moqueta después de limpiarla con la vaporeta. Clausura la habitación que limpies hasta que se seque por completo.

limpiar moqueta

Cómo quitar una mancha puntual sin vaporeta

Como no todo el mundo tiene una vaporeta hay algunas formas para limpiar moqueta y esta es una de ellas. Vamos a necesitar.

  • Cepillo de dientes
  • Un cepillo
  • Toallas o trapos limpios
  • Cubo con agua caliente.
  • Bicarbonato sódico
  • Jabón de lavaplatos

Vayamos paso a paso

  1. En primer lugar lo que debemos hacer es aspirar a conciencia la moqueta con un aspirador potente. Al menos de 1800W de potencia.
  2. Si hay una mancha difícil muy concreta (vino, grasa, pintura…) tenemos dos opciones: usar bicarbonato o jabón. En el primer caso cubriremos por completo la mancha. En el segundo caso, vertemos jabón suficiente (no hace falta cubrir la mancha como con el bicarbonato.
  3. Utilizando un cepillo o cepillo de dientes (en función del tamaño de la mancha), frota la mancha con un poco de agua caliente. Intenta no pasarte de agua para que no quede humedad acumulada. Simplemente lo suficiente como para que puedas levantar la mancha.
  4. Secar la moqueta es lo más problemático (más que una alfombra). Es recomendable pasar un secador de pelo caliente para evaporar un poco el exceso de agua de haber limpiado. Luego con un ventilador o abriendo ventanas será suficiente.
  5. Una vez se haya secado, pasa el aspirador de nuevo para eliminar cualquier resto.

Cómo limpiar moqueta en profundidad sin vaporeta

En ocasiones ya no es tanto una mancha en sí como suciedad incrustada de forma general que hay que eliminar. En este caso, si no dispones de vaporeta lo mejor es utilizar productos de limpieza de los que tenemos por casa. No hacen falta productos especiales ni cosas raras.

Vamos a necesitar:

  • Un cepillo grande de cerdas duras de goma o plástico.
  • Pulverizador
  • Agua con detergente lavaplatos
  • Sal
  • Bicarbonato
  • Trapos y toallas.

Empecemos:

  1. En primer lugar, mezcla el agua con jabón sin agitar para que no genere espuma. Muévelo lentamente para que se mezcle.
  2. Vierte un poco de sal y otro poco de bicarbonato por la moqueta, no hace falta cubrir. Piensa que podemos estar limpiando una superficie más grande que una simple mancha. Las proporciones más o menos son iguales entre los dos componentes.
  3. Ahora vierte el agua jabonosa sobre la zona a limpiar y deja reposar 5 minutos.
  4. Coge el cepillo y empieza a frotar sin hacer círculos. En una dirección y un mismo sentido. De atrás hacia adelante.
  5. Luego cambia el sentido 90 grados y repite el proceso.
  6. Cuando acabes, coge toallas limpias y ponlas encima, presiona para que absorban el agua de la moqueta. Puedes dejar unos libros o algo pesado encima para que la toalla absorba mejor.
  7. Cuando ya esté seca, coge un pulverizador con agua únicamente y pulveriza, vuelve a frotar y repite el proceso hasta que veas que no queda rastro de jabón y bicarbonato.
  8. Vuelve a poner las toallas y peso encima.

Limpieza de otras partes del hogar

LIMPIAR EL PLATO DE DUCHA
LIMPIAR TARIMA FLOTANTE
LIMPIAR CRISTAL DE CHIMENEA
LIMPIAR PLANCHA DE COCINA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.